Las Ventajas de Querer Menos Posesiones

Te parecen conocidas las siguientes frases

  1. Por $0.99 agrandamos su orden
  2. El segundo producto le cuesta la mitad
  3. Lleve tres pague dos
  4. Llévelo y comience a pagar en tres meses

Seguro que alguna vez escucho esa “oferta”, y a veces es sensato aceptarla pero en la mayoría de los casos ¿vale la pena?

 

Quiero mostrarte algunas ventajas de querer menos posesiones.

 

Tienes Más Tiempo

Si quieres menos posesiones puedes trabajar menos horas, también al tener menos posesiones puedes invertir el tiempo en cosas que son importantes para ti.

 

Ahorras

Obviamente al querer menos, gastas menos, ahorras más, y de ese ahorro puedes apartar una parte y generosamente ayudar a aquellos que lo necesiten, también puedes invertirlo en comida saludable, un paseo con tu cónyuge, ahorras para tu retiro, en fin, tienes muchas posibilidades.

 

Disminuyes Tu Estrés

El frenético mundo en el que vivimos cada vez pide que consumamos más; y de paso debemos trabajar largas jornadas para comprar productos que no podemos disfrutar porque tenemos que hacer horas extras y trabajar los fines de semana para pagar esos productos que están agarrando polvo en algún rincón de la casa porque algún día tendremos tiempo para disfrutarlos.

Si decides querer menos posesiones, disminuirá tu estrés.

 

Estarás Más Libre

Quien no desea conocer algún lugar del mundo, quizás Japón, Perú, Brasil, Irlanda, etc. créeme que cuanto más tengas que pagar, mantener, reparar y cuidar, más lejos estarás de hacer tu maleta e irte.

A veces no es por el dinero para el pasaje, sino que debido a la cantidad de posesiones temen que se los roben si se ausentan una o dos semanas.

 

Estas son algunas ventajas, hay más, muchas más, te invito a que las descubras a medida que simplificas tu vida y te acercas a tus sueños.

 

Puedes leer más aquí

Desechando lo Innecesario

Comprar no Trae Felicidad

Por que Conservo un Motorola Star TAC de 2004 ?

¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!

Deja Espacio Para Crecer

 

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida…para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido”. 

Henry David Thoreau

 

Si te gusta la entrada compártela

Feliz Día 🙂