Cuando Tienes que Decir “NO”

Tienes que decidir cual es tu máxima prioridad y tener el coraje de decir “no” a otras cosas.

– Stephen Covey

 

Vivimos en una era llena de oportunidades, siempre y cuando tengamos la mente abierta a nuevas posibilidades; la tecnología, la globalización, el internet y el libre mercado han permitido el crecimiento enorme de muchas empresas y la oportunidad que más personas logren salir adelante. Sin embargo por la misma razón a veces nos llenamos innecesariamente de responsabilidades y compromisos que nos roban el tiempo y nuestras energías.

 

Quiero compartir algunos ejemplos donde decir que “no” puede ser la mejor respuesta.

 

Redes

No es lo mismo tener un grupo selecto de amigos en las redes sociales que muchos miles de desconocidos, mirar todas las actualizaciones es interminable, y entre tanta basura perdemos cosas importantes de las personas que amamos.

Por más interesante que parezca una persona, sino la conoces en persona ¿cómo sabes realmente quién es?

Es mejor tener un grupito de amigos increíbles que un millón de desconocidos a los que no les importamos un centavo.

 

Proyectos

Con la  llegada de internet, ahora aprender cosas nuevas y sumergirse en proyectos apasionantes es cada más fácil y accesible. Y por la misma razón algunas personas quieren entre otras cosas:

  • Aprender un nuevo idioma
  • Tocar un instrumento
  • Aprender algún tipo de manualidad
  • Montar un negocio en línea
  • Crear un producto novedoso
  • Ponerse en forma
  • Etc…

Todo eso es positivo, lo negativo es querer alcanzarlo todo al mismo tiempo.

Es mejor decir que no a nueve proyectos y triunfar por lo alto en uno; que comprometerse con diez y fracasar con todos.

 

Dinero

El sistema nos ha enseñado a aprovechar cada oportunidad para obtener dinero, y algunos están dispuestos a todo con tal de obtener más:

  • Abandonando su familia
  • Vendiendo su integridad moral
  • Pasando encima de la ley
  • Dañando a otras personas
  • Etc…

Es triste mencionarlo, pero es tan real como el aire.

La verdadera felicidad se basa en amor, pero un amor con principios, la felicidad que se obtiene con el dinero es pasajera, momentánea, fugaz.

Es mejor decir que “no” a una oportunidad a hacer más dinero si eso nos va afectar o causara algún daño.

 

Decir que “no” es una clave para centrarnos en las personas que amamos, en nuestros sueños más profundos y en las cosas que traen paz interior, amor, felicidad verdadera y salud a nuestras vidas.

 

Lectura Adicional:

Vive Aquí y Ahora

Dicen que Estoy Loco

Un Paso a la Vez

 

Feliz Día 🙂

Foto:Jose Luis C. I.