3 Caminos Erróneos Hacia la Felicidad

Cada uno de nosotros es diferente, tenemos diferentes gustos, pasiones, trabajos, talentos etc…Sin embargo todos buscamos la felicidad.

 

Me encantaría comentarte tres caminos que no conducen hacia la felicidad.

 

Camino # 1: El Dinero

Quizás este es el camino en el que se atasca la mayoría, y es que una casa lujosa frente al mar un carro deportivo y ropa de diseñador es la “fórmula  perfecta” que  ofrece el sistema. Pero según todas las estadísticas y los estudios realizados después de superar la pobreza extrema el dinero no tiene ninguna relación con la felicidad, de hecho es más probable que nos aleje de la misma.

No quiero decir que el dinero no es importante, sino más bien que acumular dinero no te hará más feliz.

 

Camino #2: El Placer

El placer viene siendo una droga que imita la felicidad, en gran parte porque sentirse bien causa una felicidad pasajera, por ello es que muchos viven únicamente para satisfacer sus deseos. No está mal pasar momentos placenteros, pero olvidarse del mundo que nos rodea puede pasarnos facturas en el futuro.

 

Camino #3: La Fama

Convertirse en una estrella del mundo del espectáculo es el sueño de muchos, o ser una persona en un puesto importante de alguna transnacional, sin embargo la fama no está relacionado con la felicidad, son muchas las personas famosas que llevan vidas vacías, sin familia, amigos o dignidad, con dos o tres matrimonios fracasados, con muchas adicciones y con problemas financieros.

 

Lo que me ha ayudado en mi busqueda

Yo encontré la felicidad en cultivar mi espiritualidad, en la generosidad, en dedicar tiempo a mi familia y amigos, cuando aprendí a sentirme bien conmigo mismo, cuando deje las apariencias y me mostré tal cual soy.

También me ayuda a ser feliz vivir con menos posesiones, siendo más ordenado y ejercitándome con frecuencia. Mi salud es mucho mejor, tengo tiempo para las personas que aprecio y para las actividades y pasatiempos que me apasionan, hoy tengo proyectos personales con los que antes ni siquiera soñaba y para eso no he necesitado ser rico o famoso, vivo una vida placentera que es muy diferente a vivir una vida de placeres.

Gracias por leer

Feliz Dia 🙂