Encontrando Libertad en Una Vida Sencilla

A veces queremos todo lo que aparece ante nuestros ojos, lo que tienen nuestros amigos, lo que ofrece el internet o la Tv;  o  lo que compró el vecino. Comprar y consumir no es el problema. ¿Entonces cuál es el problema?

La vida está llena de opciones, en ropa, zapatos, profesiones, arte, comida, diseño, autos, computadoras, páginas web, relojes etc. etc. etc…Comprar demasiado, desear demasiado, ese el problema. Ser consumista acaba tu sueldo, tu tiempo y tus energías.

Una vida sencilla implica comprar menos, consumir  menos, y eso resulta en:

Menos Compra = Más dinero.

Más Dinero = Menos Deuda.

Menos Deuda = Menos  Estrés.

Por otra parte,

Menos Compra = Menos Cosas.

Menos Cosas = Más Espacio.

Menos Cosas = Menos Limpieza.

Menos Cosas = Menos Organización.

Menos Cosas = Menos Reparación.

Menos Cosas = Más Tiempo Libre.

Todos tenemos metas, sueños, objetivos y proyectos personales; pero por lo general no tenemos tiempo, ni espacio mucho menos energía para nada que no sea, trabajar para comprar más.

No digo que renuncies a tu trabajo (aunque si lo odias, deberías buscar un trabajo que te satisfaga y que no acabe contigo), el trabajo es necesario para comprar alimento, agua, un hogar, ropa y calzado. Pero a veces, buscamos un trabajo de mejor sueldo para comprar un reloj de $15,000.00 o un auto de $58,900.00

¿Y dónde quedaron los sueños?

La mayoría renuncia a sus sueños por ejemplo a:

  • Ser escritor.
  • Ser músico o cantante.
  • Ser pintor.
  • Viajar por el mundo.
  • Formar una familia.
  • Tener hijos.
  • Vivir en una montaña o playa desierta.
  • Ayudar a su comunidad.
  • Hacer algo interesante.
  • Cualquier otro sueño

Todos estos sueños por lo general mueren a lo largo de los años frente a la computadora, en un cubículo de una odiada oficina, acompañado de comida chatarra como consuelo, deseando comprar más.

Si decides vivir una vida sencilla no iras tras las compras, iras tras tus sueños, metas y proyectos personales.

Tendrás Más Tiempo

Tendrás Espacio.

Menos Estrés.

Menos Deuda.

En una sola palabra: LIBERTAD.